B Vocal vuelve a casa por Navidad

Del 2 al 4 de enero en el Teatro Principal, B Vocal trae su nuevo espectáculo: Vozmundiversión, para toda la familia.

Vozmundiversión es el nuevo espectáculo que el grupo zaragozano b vocal presenta este año en el ciclo de conciertos navideños familiares de Teatro Principal. En este nuevo espectáculo, toda la familia podrá disfrutar de un divertido recorrido por las culturas musicales del mundo con la voz como único instrumento.

Este espectáculo nos acerca a través de las voces y el humor de b vocal a culturas tan exóticas y a veces tan desconocidas como la china o la hindú, pasando por la árabe o la africana, que conviven y demuestran toda su riqueza sonora y visual junto con ritmos americanos o europeos, más cercanos quizá a nuestra formación occidental. La mayoría de estas culturas han sido descubiertas por b vocal en sus viajes por todo el mundo, donde han obtenido premios en EEUU y Europa y han realizado varias giras por Asia. Este espectáculo permitirá a toda la familia disfrutar como pocas veces de todas esas culturas, pasadas por el tamiz del estilo inconfundible que ha popularizado a b vocal: la música, la voz y el humor.

Este nuevo espectáculo divertirá a pequeños y mayores, les hará descubrir las culturas del mundo de una forma original y fascinante sin moverse de sus butacas, y hará disfrutar  a toda la familia de la esencia y el origen de cada cultura musical, paseando por cada continente través de  las impresionantes voces de b vocal.

En el año 2010 el grupo aragonés obtuvo el primer premio de crítica y público en el Festival Harmony Sweepstakes de Nueva York, el evento más importante de música a cappella del mundo. Asimismo en 2011 realizan una gira en Broadway con gran éxito y deslumbran en China y Corea del Sur. Han realizado varias giras por Europa, EE.UU,  China, Japón y Taiwan, y ha representado a la cultura europea actuando ante miles de espectadores en el Pabellón de España de la Exposición Universal de Shanghai.
Fueron elegidos Aragoneses del año de la Cultura 2010.

No es casualidad pues que este espectáculo familiar se estrene en Zaragoza, tierra natal de b vocal, en este momento artístico de extraordinario bagaje internacional de la formación aragonesa, que tras más de 15 años de éxitos, se ha convertido en uno de los grupos a cappella más importantes del mundo.

 

Mensaje de fin de año de la Presidenta de Aragón

Luisa Fernanda Rudi se dirigió a los aragoneses como Presidenta de la Comunidad Autónoma para despedirse del 2011 y desear un feliz 2012.

Ahí va:

Esta es la primera vez que tengo la oportunidad de dirigirme a los aragoneses como presidenta de Aragón en este mensaje de fin de año. Continúo así la tradición de quienes me han precedido en el cargo, y lo hago con gran satisfacción.

 Porque éste es un acto entrañable, que nos une a todos los aragoneses en un momento muy especial del año y que ya forma parte de nuestras costumbres navideñas.

 Este mensaje simboliza que entramos juntos en el nuevo año. Y eso es muy importante, porque ahora más que nunca debemos mantenernos unidos.

 Por ello, quiero, en primer lugar, desear a todos los que viven y trabajan en Aragón unas fiestas de Navidad muy felices y un año 2012 lleno de buenas noticias. Un año nuevo en el que las esperanzas que todos albergamos para nosotros mismos, para nuestras familias, para nuestra Comunidad y para nuestra nación se hagan realidad. Espero de verdad que así sea.

 Pero Aragón es más que las tres provincias, es más que Huesca, Teruel y Zaragoza. De algún modo, hay también algo de Aragón allí donde se encuentran los aragoneses de origen y de vocación a quienes la vida les ha llevado fuera de su tierra por razones de trabajo, de estudio o familiares.

 Sabemos -y yo he podido comprobarlo muchas veces- que su corazón está siempre muy cerca de su tierra y muy cerca de nosotros, y quiero que sepan que el nuestro está también muy cerca de ellos. Especialmente en estas fiestas de Navidad. También para todos ellos, mis mejores deseos.

  Queridos amigos,

 El año 2011 pasará a nuestra historia como uno de aquellos en los que la crisis nos golpeó con más dureza. Muchas personas lo están pasando muy mal. No ven salida a su situación e incluso han perdido la esperanza.

 El desempleo es una realidad sangrante e inaceptable. Sin empleo se pierden los proyectos personales, se pierden las ilusiones y se pierde la confianza en el futuro. Sin empleo se pierde incluso la fe en uno mismo y en los demás. Se pierde la fe en la sociedad.

 Esta crisis está haciendo que muchas personas se sientan abandonadas. Que sientan que nadie se ocupa de ellas, que nadie las tiene en cuenta. Personas que creen que nadie entiende la gravedad de lo que les pasa.

 Aragón, como sabíamos perfectamente, no es una isla de prosperidad en mitad de la crisis. La sufrimos como la sufre nuestro país e, incluso, en ocasiones, con especial intensidad.

 No debemos, nunca, ocultar las dificultades, que son grandes. No debemos esconder los problemas, que son difíciles de resolver. No debemos disimular las complicaciones de todo tipo que ha originado esta crisis y de cómo se ha gestionado, que son de enorme importancia.

 Sin embargo, yo no quiero perder estos minutos insistiendo en las dificultades, en los problemas, en las complicaciones o en el peso las herencias recibidas. Todo eso ya lo conocemos perfectamente.

 Prefiero aprovecharlos para llevar a la sociedad aragonesa un mensaje de esperanza. Porque pese a su dureza, 2011 ha sido también un año de cambios. Cambios sociales y políticos que anuncian un tiempo distinto y seguramente mejor.

 Creo que es más importante que, en un momento como éste, cuando tenemos ante nosotros el inicio de un nuevo año, sepamos llevar a nuestro ánimo esperanza e ilusión.

 Que reafirmemos nuestro compromiso colectivo con el futuro de nuestra Comunidad pese a todas las dificultades.

 Que reiteremos nuestra decisión de hacer lo necesario para vencer a la crisis.

 Que renovemos nuestra disposición a hacer los sacrificios que son indispensables para devolver la pujanza social y económica a Aragón, y para que vuelva a haber empleo. Para mantener y modernizar nuestro sistema de bienestar.

 Tenemos muchos problemas. Nadie lo duda. Pero hemos empezado a recuperar el buen camino que habíamos perdido. Y aunque no será cuestión de unos pocos días, sino una tarea de años, tengo la seguridad, y así quiero transmitirla, de que haciendo las cosas bien, con responsabilidad y ejemplaridad, con la austeridad por costumbre y el buen gobierno por norma, pronto volveremos a contemplar horizontes mucho más despejados.

 El Gobierno que presido ha comenzado ya a hacer su trabajo. Y a hacerlo en serio. Y lo mismo está ocurriendo en el Gobierno de la Nación. Estamos cumpliendo nuestros compromisos, y al hacerlo estamos poniendo bases muy sólidas para nuestra recuperación.

 Nos hemos puesto manos a la obra mediante un programa reformista que transformará para bien nuestra Comunidad, que le dará el impulso modernizador que necesita para ser la Comunidad líder que queremos.

 Como presidenta del Gobierno de Aragón quiero expresar mi plena confianza en nuestras capacidades, como aragoneses y como españoles.

 Somos una gran sociedad y éste es el momento de demostrarlo.

 A través de los siglos, frente a cada dificultad y ante cada problema se alzó siempre un aragonés dispuesto a resolverlo. Estoy segura de que así va a ser también en esta ocasión.

 Quiero animar a todos a alzarse frente a cada dificultad, a levantarse ante cada tropiezo, a recuperar la esperanza allí donde se haya perdido. Y quiero que sepan que siempre tendrán a su lado al Gobierno de Aragón y a su presidenta.

 Saldremos de la crisis. Saldremos juntos y saldremos todos. Manteniendo nuestro modelo de cohesión social, que para mí es irrenunciable, y haciendo honor a los valores y a los principios que nos constituyen como sociedad.

 Queridos amigos,

Permítanme que formule un deseo en nombre de todos: el deseo de que 2012 sea el primer año de nuestra recuperación.

Hagámoslo realidad juntos.

Muchas gracias, y feliz año 2012 para todos.

La provincia de Huesca está de celebración

La provincia de Huesca, poco afortunada en Sorteos Extraordinarios, celebra la lluvia de millones que ha dejado la Lotería de Navidad. ‘El Gordo’ ha tocado íntegramente en la localidad de Grañén, con el número 58.268, y ha dejado nada menos que 4 millones de euros por serie; un quinto premio ha tocado en Sabiñánigo, con el número 08128; el tercer premio, con el número 02184 en la capital altoaragonesa y en Jaca. Además, otro quinto premio, el número 62718 en la ciudad de Huesca.

Pilar Azagra, propietaria de la Administración número 1 de Grañén, una localidad de unos 2.000 habitantes de la Comarca de Los Monegros, donde se ha vendido el Primer Premio de la Lotería de Navidad, ha manifestado su enorme alegría por haber vendido casi de forma completa el número 58.268. Azagra ha trasladado, entre lágrimas, la “gran alegría, felicidad y nervios”, que siente por haber repartido tanto dinero en la provincia, entre otras personas a mujeres de la Asociación de Amas de Casa de Sodeto.

Un vecino de Grañén, Pablo, ha compartido la alegría de sus vecinos, ya que su madre había adquirido, días atrás, un décimo del número 58.268. “En casa, estamos que no nos lo creemos, mi madre lo había repartido con familiares, así que todo queda en casa”. Otra de las vecinas, Lourdes, auqneu su adquisición había sido algo menor, de 5 euros, manifestaba su “gran satisfacción”, por el pueblo y provincia.

La Lotería de Navidad también ha llegado al Ayuntamiento de Huesca. Varios funcionarios han sido agraciados con distintos premios de ‘El Gordo’. La buena noticia ha corrido rápidamente entre los compañeros que lo han celebrado con mucha ilusión y alegría.

Además, el tercer premio, el 02184 se ha vendido en la administración número 6 de Huesca, en la plaza de Concepción Arenal. En concreto, se han vendido diez décimos en ventanilla. Este tercer premio de la Lotería de Navidad también se ha vendido en la Administración José Luis de Jaca.

Por otra parte, el quinto premio, el 62.718 se ha distribuido en la administración del Coso Alto de Huesca, 19, donde se ha vendido en una serie. El propietario de esta administración ha manifestado su “alegría” y ha dicho que “es la primera vez que en Navidad repartimos la suerte”. Espera que la suerte continúe para Reyes.

Además, uno de los quintos premios, el 08128 se ha vendido en Sabiñánigo, en la Administración número 1 de esta localidad serrablesa, donde se ha repartido una serie de este número.

Las últimas chabolas de Zaragoza son demolidas

Las últimas chabolas de Zaragoza son historia. Ayer se demolió el último de estos asentamientos, situado en el Camino de Cogullada. De este modo, concluye uno de los capítulos del proceso de erradicación del chabolismo en la capital aragonesa en el que han colaborado, estrechamente, Ayuntamiento de Zaragoza, Gobierno de Aragón y organizaciones como la Fundación Federico Ozanam, la Asociación de Promoción Gitana y Cáritas. Dicha cooperación se ha llevado a cabo, en los últimos años, a través de los convenios firmados y renovados por las instituciones desde el año 2003 y tan necesarios en el futuro.

La demolición ha estado precedida por años de trabajo y colaboración en la preparación previa al realojo de las familias. Esa labor se había hecho, ya con anterioridad, en otros puntos de la ciudad con este mismo problema: en concreto en el antiguo Recinto Ferial (junto al Pabellón Príncipe Felipe) y el Camino de Enmedio. En esta última fase se ha trabajado con 31 familias de las que, finalmente, han sido realojadas 26.

El trabajo no ha concluido todavía. Una vez realojadas, las familias tienen una situación de “intervención intensiva”, lo que significa un trabajo de seguimiento continuo día a día. El objetivo, lógicamente, es lograr la completa “normalización” de dichas familias, para consolidar esta nueva situación y evitar que, en el futuro, pudieran darse pasos atrás. La actual situación económica hace que, también, los diferentes servicios sociales sigan estando alerta para controlar y evitar nuevos focos de chabolismo, así como trabajar en otras fórmulas de infravivienda que, en Zaragoza, al igual que sucede en todas las ciudades del mundo, puedan llegar a establecerse.